Jashim Uddin (25) se convirtió en un creyente de Jesús y fue bautizado en 2021. Desde entonces, ha sido un creyente muy activo y fuerte en la fe. Es albañil de profesión y poco después de su conversión, pudo llevar al Señor a algunos de sus amigos en el trabajo y a su familia. Aunque su familia no es estable económicamente, Jashim, su mujer y sus tres hijos se contentan con lo que tienen.

Sin embargo, el 14 de mayo de 2022 Jashim fue atacado a plena luz del día en su casa de Jhenaidah (en el suroeste del país). Fue atacado por sus propios familiares y parientes porque se ha convertido al cristianismo y ha estado facilitando un centro de alfabetización de adultos. Primero, los agresores le obligaron a renunciar a su fe en Jesús y a volver al islam, pero Jashim se negó a renunciar a su nueva fe. «He recibido a Jesucristo en mi vida como mi salvador personal y el Señor. Tengo derecho a elegir y practicar mi fe. No pueden obligarme a hacer lo que ustedes hacen. No renunciaré ni abandonaré mi fe en Jesucristo», dijo Jashim.

«No renunciaré ni abandonaré mi fe en Jesucristo».

JASHIM

Su negación enfureció más a los agresores, que lo apuñalaron con un arma blanca y lo golpearon indiscriminadamente, tirándolo al suelo. Le sujetaron las manos y las piernas, algunos intentaron estrangularle y otros le apuñalaron en varios sitios.

En total, fueron unas 50-60 personas las que atacaron a Jashim y él estaba solo. Nadie se atrevió a acercarse ni intentó detener el ataque. La gente de los alrededores se limitaba a observar con curiosidad el incidente.

Milagrosamente, Jashim logró escapar de los atacantes y fue directamente a la casa de su líder religioso y le explicó con voz temblorosa lo que había sucedido. Lo llevaron inmediatamente al hospital local y lo cosieron en varios lugares.

Cuando regresó a su casa tras el tratamiento, la policía le esperaba en su domicilio para conocer el incidente. Pero como el motivo de la agresión se debía a su conversión de musulmán a cristiano, la policía no estaba contenta. En su lugar, Jashim fue ridiculizado y se le negó protección.

Cuando la policía se marchó, los agresores volvieron a atacar a Jashim. Esta vez, el ataque fue aún más violento y le echaron de casa. Como resultado, fue ingresado en el hospital con heridas graves. Actualmente, Jashim sigue en el hospital. Se encuentra en mal estado y habla de forma incoherente. Los miembros de la familia de Jashim, esposa e hijos, se han escondido ya que los autores amenazan con matar a Jashim y a su familia si vuelven a su casa. Actualmente no tenemos ninguna información sobre el paradero de su familia.

Fuente www.puertasabiertas.org
CREYENTE DE TRASFONDO MUSULMÁN ATACADO POR SU FE EN JESÚS