De Jairo Isla.

Si hay algo que necesitamos es voluntad para renunciar a nosotros mismo, poder abandonar nuestro diseño, replantear lo que consideramos correcto, despreciar lo que deseamos para nuestro futuro e incluso renunciar a nuestros preciados sueños.

Necesitamos entregarnos totalmente en sus manos, que él pueda derrumbar lo que hemos construido, reformar en quienes nos hemos convertido.

Que sean mutilados nuestras debilidades, pensamientos, convicciones y todo lo que somos pueda rendirse a la perfecta voluntad de Dios para ser quienes realmente debemos ser en el diseño original que Dios tenía para nosotros.

Sea duro el proceso, muchas veces doloroso e incomprensible, es muy necesario que podamos ser quien Dios quiso que fuéramos, de seguro es nuestra mejor versión y la mejor forma de vivir…

Gálatas 2:20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.