Con todo me alegraré

103

Quizá lo más difícil por lo que atraviesa cualquier creyente, en algún momento de su vida, son las pruebas. En medio de la prueba es cuando Dios mira de dónde proviene nuestra fortaleza y sobre qué se encuentra fundamentada nuestra fe. En medio de esa prueba, casi siempre viene la tristeza, el desánimo y las ganas de querer “tirar lo toalla” y renunciar a todo lo que Dios nos ha entregado para volver atrás, para retroceder. No entiendo por qué la naturaleza del hombre en vez de ayudarnos a querer continuar con la carrera, nos invita siempre a retroceder, pero lo que sí sé es que a través de La Palabra, el mismo Dios también nos da la respuesta para cuando viene la crisis y para que sepamos cómo enfrentarla.

Mira lo que la Palabra nos enseña hoy: “con todo, yo me alegraré en Jehová, y me gozaré en el Dios de mi salvación. Jehová el Señor es mi fortaleza” (Habacuc 3: 18-19).

Hay tres cosas que quisiera rescatar de este pasaje. Primero, debemos entender algo muy puntual y es que dice La Palabra CON TODO ME ALEGRARÉ EN JEHOVÁ. Con todo quiere decir en cualquier circunstancia de la vida, sea bueno o malo. No obstante, cuando somos bendecidos, somos los mejores cristianos del mundo, la felicidad siempre está a flor de piel, y nunca esperamos que llegue la prueba, pero cuando llega, todo cambia. Todo esto sucede porque el cimiento de nuestra fe está en algo más y no exactamente en Dios. En la Biblia encontramos ejemplos a seguir de personajes quienes bajo cualquier situación siempre alabaron a Dios, entre ellos: José, Pablo, Job. Si ellos pudieron lograrlo, tú también lo puedes hacer. Así que si estás atravesando por una prueba difícil y los ánimos van cayendo, te recomiendo que estés atento porque este mensaje es para ti.

Segundo, debemos comprender que MI GOZO ESTÁ EN JEHOVÁ. Tener el gozo en Dios significa tener los ojos puestos en Él y no dejarnos distraer por lo que a nivel natural podamos percibir. Es decir, mis ojos espirituales deben estar puestos en lo sobrenatural, porque estando en lo sobrenatural aprendo a que las circunstancias no me vencerán, pues mi gozo está en Jehová quien igualmente es un Dios sobrenatural. Sé que hay situaciones de la vida que nos roban el gozo, a mí me ha sucedido. En este instante estamos pasando por una prueba difícil, pero recuerdo que no debo dejarme quitar el gozo ni la bendición de nada ni de nadie. No es fácil, pero tampoco imposible, recuerda que si tu fortaleza es Dios, entonces si crees en Él no habrá imposibles, ¿cierto? Que tu gozo no lo determinen las circunstancias, sino la medida de fe que Jehová tu Dios ha depositado en ti.

Tercero, hay que recordar siempre que MI FORTALEZA ES JEHOVÁ. Muchas veces creemos que somos súper hombres, y nos creemos el cuento, que es lo peor, pues llegamos a pensar que con nuestra fuerza podemos vencer, olvidando que nada somos sin Él, que sin Él nuestra carga ya no se hace ligera, sino pesada. Si tu fortaleza viene de jehová, entonces podrás vencerlo todo, inclusive al mismo diablo cuando quiera venir a robarte lo que Dios te ha entregado y sabes ¿por qué? Porque se dará cuenta que no hay por dónde meterse contigo. Que Dios sea tu fortaleza es dejar que Él vaya de primero peleando tus batallas y acabando con todos tus enemigos (Éxodo 14:14), también es darle el lugar que se merece y la honra a la cual es digno. No olvidemos esta enseñanza tan poderosa que Dios nos muestra hoy: debemos estar alegres en todo tiempo, sabiendo que Jehová es nuestra fortaleza. Espero que hoy te hayas equipado para contrarrestar esa situación adversa, de la cual pensaste que era más grande que tu Dios. No olvides: con todo alégrate en tu Dios, nunca dejes de gozarte en Él, es hora de estar alegres en todo tiempo. Comparte, sé de bendición para otros. Feliz y bendecido inicio de semana.

Bajo la guía del Espíritu Santo,