Tres años después de la represión del ejército de Myanmar, que obligó a los rohinyás a huir de sus hogares, muchos de ellos siguen viviendo en campamentos de refugiados al otro lado de la frontera en Bangladesh.

Aunque la seguridad en los campamentos es un problema para todos ellos, la población cristiana minoritaria rohinyá se enfrenta a una doble vulnerabilidad: su origen étnico y su fe en Cristo.

Los rohinyás son en su mayoría musulmanes, pero hay algunos cristianos conversos entre ellos. Estos se enfrentan a una presión creciente debido a su fe por parte de sus compañeros refugiados, las autoridades locales y los grupos islámicos radicales como el Ejército de Salvación de Arakan Rohingya (ARSA). Vivir en un campo de refugiados significa que tienen pocas opciones a las que recurrir o escapar.

Saiful Peter es uno de los 2.000 cristianos que viven en Kutupalong, el mayor campamento de refugiados del mundo en Cox Bazar, una ciudad del sudeste de Bangladesh. Comparten el lugar con más de 1 millón de musulmanes.

«Nosotros, musulmanes y cristianos, hemos estado viviendo juntos durante muchos años«, dijo Peter. «Pero ARSA nos ataca casi todos los días en el campamento y los domingos durante el servicio de oración del domingo. Somos discriminados por los musulmanes rohinyás porque somos cristianos

En enero, tres cristianos fueron secuestrados durante un ataque. Se desconoce el paradero de dos de ellos y Peter dice que la comunidad teme por sus vidas. Una niña de 14 años que también fue secuestrada fue convertida por la fuerza y casada con uno de los militantes de ARSA.

Tras el ataque, unas 25 familias cristianas se vieron obligadas a trasladarse a otro campamento, gestionado por las Naciones Unidas. Sin embargo, los ataques y el acoso han continuado, dijo Peter. «Los funcionarios de las Naciones Unidas nos han dicho antes que van a construir un campamento separado para nosotros con el fin de garantizar nuestra protección«, dijo. Nueve meses después, no ha ocurrido nada.

Hay muchos factores que contribuyen a la vulnerabilidad de los cristianos entre los rohinyás, según Thomas Muller, analista de persecución de Puertas Abiertas.

«Cuando la gente es perseguida por su origen étnico, la cohesión del grupo es muy importante y es fuertemente vigilada», dijo. «Este nivel de control es facilitado por los campamentos estrechos y una aplicación de la ley bastante débil. Y los rohinyás que se convierten al cristianismo son vistos como que se sitúan fuera de la comunidad y son comprados por los cristianos occidentales«, dijo Muller.

«Lo que hace que la situación sea aún más compleja es la presencia de grupos militantes como ARSA, que radicalizan a los musulmanes rohinyás, y los oficiales de policía de Bangladesh que pueden estar más interesados en mantener a raya todos los disturbios que en proteger a un grupo religioso minoritario.»

No hay escapatoria para los cristianos rohinyás